Pero qué pasa con los anuncios de Spotify

Con frecuencia me pregunto cómo es posible que los anuncios de mi Spotify sean tan poco acertados. Nada de lo anunciado me resulta atractivo y la verdad es que en todos los años que llevo en la plataforma nunca, nada, me lo ha parecido, por lo que obviamente, nunca “he pinchado en el banner”. Menudo fracaso.

Al principio pensaba que los anuncios estaban para enseñar a los usuarios cosas que les podían interesar (qué ingenuo por mi parte) y que en estos días de monitorización de usuarios, recogida de datos y reconstrucción de perfiles, las sugerencias serían acertadas, pero no era así en mi caso. Era difícil alejarse tanto de mis gustos musicales pero estaba ocurriendo y me empezaba a molestar.

Más tarde pensé que no podía ser un error por su parte y que como ocurre en el formato de radio fórmula, los artistas pagarían por emitir en un espacio concreto. Y esta explicación la recibí con los brazos abiertos porque dotaba de sentido una situación que no la tenía y ponía así un final a este extraño asunto, de modo que mi cabeza podía volver a descansar… aunque si claramente yo no era el público objetivo (ni perfecto) para aquellos artistas, ¿por qué invertirían si quiera un mínimo de esfuerzo en una acción comercial que a todas luces no funcionaría? ¿Acaso Spotify no identifica y clasifica a sus usuarios? ¡Imposible!

En la radio ocurre que partes de una idea general de la audiencia de un programa o emisora, pero en Spotify puedes identificar los usuarios uno a uno. De modo que mientras en la radio un anuncio se emite en función de la franja horaria y programa que resulta interesante al anunciante (según su intuición casi), puede funcionar o no para una parte de la audiencia, ya que se manda un mensaje a muchos receptores, en Spotify puedes hacerlo a cada uno de ellos de forma personalizada, así que la cosa volvía a no tener sentido.

¿Entonces por qué ocurre esto? ¿Por qué los anunciantes eligen tan mal en qué perfiles sonar? ¿Por qué la publicidad en Spotify está tan mal dirigida?

Pues bien, probablemente no lo esté. Recordemos que Spotify es una empresa consagrada con un modelo de negocio que ha puesto patas arriba, si no contra las cuerdas, a la industrial discográfica sacudiendo duro a ese viejo dinosaurio, por lo que sería muy ingenuo por mi parte pensar que lo estaban haciendo mal. Tenía que haber alguna razón.

Y la encontré.

Para mí, esta publicidad de artistas cansinos está orientada, y muy bien, a dos objetivos principales 1) la tradicional, esto es; publicitar artistas que pagan por tener presencia y 2) generar malestar con el objetivo de que la hartura te lleve a pagar la subscripción premium que te libra de los anuncios. Misterio resuelto.

Como siempre, tendemos a pensar que la tecnología está a nuestro servicio y nos comemos una gran mierda porque no hay que olvidar que está al servicio de quien paga por ella. Y es que ya se sabe, “eso es el mercado amigo”.

Puede que no te haya descubierto nada nuevo y que todo esto ya te lo hubieses preguntado tú antes, pero para mí ha sido una revelación. Sólo me queda para el futuro una reflexión y una duda, la primera es que si algo parece que está mal planteado es que no lo estás viendo con la perspectiva adecuada, y la duda es si quienes escuchan a estos artistas por placer recibirán anuncios molestos de gente del mundo del rock o del jazz.

Para acabar, si alguien de Spotify llega aquí y lee esto, tomémonos un café y charlemos. Para mí resulta un tema fascinante y Spotify tiene toda mi admiración.

Si te ha parecido interesante

Si tienes alguna duda o quieres discutir sobre esto, si el contenido o nuestros perfiles te parecen interesantes y crees que pdemos hacer algo juntos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de twitter o por email